CITA PREVIA
He leído y acepto la política de privacidad
 

¿REGRESA LA ‘SOPA QUEMAGRASA’?

Dra. Josefina Naveiras―Director Médico en Clínica Médico Estética Estersa― Seguro que todos recordaremos esa dieta para adelgazar, maravillosa, infalible e increíblemente eficaz, que es la ‘dieta de la sopa quemagrasa’. ¿A que sí? ¿Verdad que la recordáis?

¡OK!

Pero no es de esta dieta de lo que quiero hablaros hoy, máxime, porque la Agencia española de Consumo, Seguridad alimentaria y Nutrición hace diez años, concretamente en 2007, alertó del peligro que supone la práctica de esta dieta.

Y se ha etiquetado como peligrosa porque se basa en el consumo, casi en exclusiva, de esta sopa durante 7 días, y otorgándole el supuesto beneficio de quemar la grasa de nuestro cuerpo. Cuando la realidad es que lo que genera es una pérdida de líquidos, electrolitos y músculo, perdiendo en realidad poca grasa.

Sin embargo, eso no resta para que todavía a día de hoy se siga usando esta dieta. Baste poner en google “dieta sopa quemagrasa”, y ver que nos aparecen 424.000 resultados.

Desde la Clínica Médico Estética Estersa, desaconsejamos rotundamente el seguir esta, u otra dieta de este estilo, por la posibilidad de que este tipo de dietas drásticas, provoquen trastornos en la conducta alimentaria. Cuando precisamente lo que tratamos de conseguir al pautar una dieta, es todo lo contrario. Un equilibrio y reconducción a un estilo de alimentación saludable.

LOS NUTRICIONISTAS VUELVEN A RECOMENDAR ESTE CONSOMÉ DEPURATIVO.

Y entonces, ¿por qué vamos ahora a tratar este tema?

Sencillo.

Porque si bien la dieta de la sopa quemagrasa sí es arcaica, últimamente la propia sopa quemagrasa experimenta un resurgir, y por parte de nutricionistas y dietistas se está recomendado su ingesta, asociada a ciertas dietas de adelgazamiento. Pero, y esta es la gran diferencia, este consomé depurativo se usa como un complemento y un apoyo en la dieta pautada, y nunca, nunca, nunca, como un plato único.

¿CÓMO PUEDE INCLUIRSE EN UNA DIETA DE ADELGAZAMIENTO?

Comentados los peligros de la dieta sopa quemagrasa que tiene restringir al cuerpo de los nutrientes básicos de manera continua, vemos cómo podemos incluir esta sopa en una dieta.

Y, aunque no creo que sea necesario recordároslo, aún a riesgo de que me llaméis pesada, os lo voy a decir: debe ser un médico nutricionista el que prescriba su toma dentro de una dieta de adelgazamiento.

Normalmente, cualquier sopa o consomé, se toma en una comida principal. Pero ¿quién no está conmigo en que un consomé a media tarde, en una pausa del trabajo o mientras te lees un libro, resulta reconfortante?

Os voy a mostrar tres momentos en los que podemos incluir la sopa quemagrasas en vuestra dieta.

  • Como plato principal de comidas y cenas

Podemos usar esta sopa como plato principal de comidas o cenas. En este caso, siempre debemos de complementarla con una proteína animal: pollo, pavo, huevos,…

Debemos tener en cuenta que es aconsejable hacerlo, a lo sumo, dos veces por semana, y separando la toma en la semana. Por ejemplo: si es mi plato principal el martes a la noche, podría volver a serlo el viernes a la comida, o a la cena. Pero no el miércoles ni el jueves.

  • Para empezar las comidas principales

Como es de uso y costumbre en nuestra tierra Gallega, un caldo, sopa o consomé tiene que ser con lo que se empieza una comida. ¡Se non, non é comida!

Como gallega, médico y nutricionista, aconsejo tomarlo antes de las comidas y de esta manera podremos conseguir un doble beneficio: por un lado, beneficiarnos de las propiedades nutricionales, que las tiene y muchas, y por otro, producir una sensación de saciedad y así tener un mayor control con lo que comemos después.

  • Entre comidas.

Hoy, gracias a las tecnologías, calentar un líquido es un abrir y cerrar de ojos. Por eso, puedes prepararte la sopa, guardarla en el frigorífico y, cuando entre comidas tengamos sensación de hambre, prepararnos una taza y tomarla. Podemos servírnosla fría o caliente; para mí calentita incluso en verano.

Pero eso sí, lo recomendable es hacer la sopa al día o como mucho para dos días. ¡No te pongas a cocer sopa en el “perolo” de cuando las fiestas del pueblo!

¿QUÉ APORTA EN LA DIETA DE ADELGAZAMIENTO?

El motivo de que la sopa quemagrasas vuelva a estar “entre los papeles” de los nutricionistas, no es precisamente por sus bondades y propiedades Merlinianas quema grasas.

Muy al contrario: poco o nada tiene de quema grasas esta sopa.

Lo que sí tiene y se puede resaltar, son sus bondades nutricionales. La variedad del contenido en sí hace de ella un producto muy saludable, con grandes aportes vitamínicos y contenidos importantes en fibra, minerales y antioxidantes.

Sus propiedades diuréticas y depurativas, podemos considerarlas  una ventaja más, ya que nos ayudan a eliminar las toxinas generadas por la pérdida de peso durante la dieta lo que -y esta es la verdadera razón de que se vuelva a incluir en las dietas- la convierte en un complemento ideal en un plan nutricional con el objetivo de reducir peso.

¿CUÁLES SON LOS INGREDIENTES DE ESTA SOPA?

En la receta de sopa quemagrasa original, los ingredientes son verduras y, ¡te voy a sorprender!, fruta. Porque sí amigas, aunque muchas ya lo sabéis, el tomate es una fruta, como puedes ver en este artículo de QUO. Pero también lo es ¡el pimiento! ¿No lo hubieses pensado, verdad?

Dicho esto, repasamos los ingredientes y explicamos un poco sus propiedades nutricionales.

Repollo (Brassica oleracea). Es una hortaliza cuyo valor energético es bajo, aproximadamente 23,5 kcal/100g. Su contenido en hidratos de carbono es escaso (4,3%), destaca en fibra con un 2,0%, en proteínas es un 1,4% e inapreciable de grasa. Su contenido en minerales destaca el potasio por ser el que se encuentra en mayor proporción. Pero además se encuentran en cantidades muy importantes, hierro, magnesio, calcio, cinc y fósforo. Y apenas es perceptible el sodio en su composición. El contenido de vitaminas destaca la vitamina C sobre los folatos y la vitamina A.

Su consumo regular ayuda a combatir problemas de estreñimiento y también mejora la salud de la piel. Cada 100 gramos de repollo o col aportan solo 40 calorías.

Cebollas (Allium cepa): Es una hortaliza con un valor energético bajo, aproximadamente 38 kcal/100g. Su contenido en hidratos de carbono es moderado (5,1%), siendo destacable su contenido en fibra. Contiene proteínas en un 1,4% y cantidades inapreciables de grasa.

Aporta Minerales como potasio, fósforo, calcio, magnesio y en menor medida hierro y, zinc. Su cantidad en sodio es inapreciable. Vitaminas: en cuanto al aporte de vitaminas, vamos a encontrarnos cantidades significativas de vitamina C, folatos, vitaminas B1, B2, niacina, B6 y vitamina E en pequeña proporción.

La cebolla es conocida por su alto poder depurativo, que ayuda a limpiar el organismo y a eliminar esas sustancias tóxicas que pueden afectar la salud. Se recomienda especialmente para combatir la retención de líquidos y eliminar los excesos de ácido úrico

Tomates (Solanum lycopersicum): Esta hortaliza fruta, es conocida por su alto poder antioxidante y diurético, que ayuda eliminar las sustancias de desecho acumuladas en el organismo. El tomate es un alimento con poco contenido energético alrededor de 18 Kcal/100 g. Su contenido en azúcares es moderado (3%), lo que le confiere un ligero sabor dulce. Aporta minerales principalmente el potasio, con 237mg, calcio y magnesio, 10 y 11mg respectivamente y en menor medida, hierro. De su contenido en vitaminas, tenemos la vitamina C, provitamina A, y vitaminas del grupo B, como la B12 y B6. Un compuesto interesante del tomate es el licopeno, el cual se encuentra en cantidades elevadas dentro de sus células. Cuando el tomate se cocina y se rompen las paredes celulares, el licopeno se libera aumentando así su cantidad en el producto final.

Apio (Apium graveolens): El apio es un alimento con poco contenido energético, alrededor de 19 Kcal/100gr. Este alimento tiene un alto poder diurético, que ayuda a combatir los excesos de ácido úrico en el cuerpo. Apenas tiene grasas, y es rico en potasio 260 mg, además de magnesio, azufre, cobre, calcio y sodio. Dentro de las vitaminas, aporta las A, B (B12, B6) C y D.

Pimientos verdes (Capsicum annuum): Los pimientos son ricos en antioxidantes y gracias a su alto contenido de fibra, crean sensación de saciedad y ayudan a prevenir el estreñimiento. Tienen una buena cantidad de hidratos de carbono y una gran concentración de carotenos (750mg /100 g).En su aporte vitamínico destacan la vitamina C, vitamina A, y además poseen vitamina E, vitaminas B6, B3, B2, B1 y ácido fólico. Entre los minerales destacan el potasio, en mayor proporción, calcio, fósforo y magnesio. Tiene un alto contenido en betacaroteno (que al entrar en el organismo se transforma en vitamina A).

Sal o especias: Se recomienda que la sal empleada sea marina o del Himalaya. En cuanto a las especias, se puede optar por utilizar el orégano, perejil, la cúrcuma, curry, salsa de ajo o la pimienta, entre otras.

¿CÓMO PREPARAR LA SOPA QUEMA-GRASAS?

Ingredientes

  • 3 cebollas
  • 1 pimiento verde
  • 1 apio
  • 2½ tomates
  • ½col o repollo
  • 1½ litros de agua

Preparación

Se debe preparar la cantidad necesaria para el día, por lo que si consideras que es mucha cantidad para ti, sólo debes ajustarla en proporción a la cantidad de agua a utilizar.

Comienza limpiando bien las verduras. Cortamos las verduras en dados pequeños y las metemos en una olla, para cubrirlas con toda el agua. Debería ser el doble de espacio de agua de lo que ocupan las verduras.

Tapamos la olla y se lleva a fuego medio durante unos 10 minutos hasta romper el hervor y luego se mantiene a fuego bajo para que los vegetales se hagan despacio y queden bien cocidos. Retiramos del fuego y condimentamos al gusto.

El truco, si queremos aportar un poco de sabor a la sopa, es optar por una pastilla de caldo. ¡Shhh!… ¡Y no os rasguéis las vestiduras! Porque hasta chefs de la talla de Gordon Ramsey, las usan.