CITA PREVIA
He leído y acepto la política de privacidad
 
DIETA HIPOCALÓRICA

Una dieta hipocalórica es esencialmente una dieta basada en limitar y restringir el consumo diario de calorías, de forma que no se alcance el mínimo recomendado para un individuo en cuestión con el fin de reducir el peso corporal.

 

La restricción y límite de calorías ayuda a consumir la grasa acumulada para conseguir energía. Nuestro organismo está preparado para afrontar períodos de escasez; al no tener el alimento garantizado, el hombre comía  todo lo que podía cuando podía, utilizaba parte de la energía obtenida y la que no se consumía se guardaba en el cuerpo en forma de grasa que se iba consumiendo a medida que se necesitaba hasta tener una nueva oportunidad de comer.

 

Actualmente comemos de forma continuada y no siempre quemamos todas las calorías consumidas lo que lleva a que se acumule grasas; al limitar el consumo de calorías el cuerpo activa el mecanismo de quema de grasa “guardada” para obtener la energía necesaria.

 

Uno de los pilares fundamentales de esta dieta es aplicar la reducción calórica necesaria y adecuada a cada individuo pero siempre seleccionando los alimentos consumidos y en la cantidad correcta para que aporten los nutrientes necesarios cubriendo así las necesidades energéticas  en función de su edad, sexo y actividad de modo que la salud no se vea afectada.

 

El segundo pilar de este tipo de dieta es la práctica de actividad física regular ya que facilita el gasto de energía contribuyendo a la pérdida de peso y a evitar la  posible pérdida de masa muscular.

 

No debemos olvidar que la finalidad última de la dieta, junto con el ejercicio, es garantizar el mantenimiento del peso alcanzado a largo plazo; para ello hay que modificar definitivamente los hábitos alimentarios y llevar un estilo de vida activo.

 

Algunos ensayos sugieren que la restricción calórica aumenta la producción de cortisol, hormona relacionada con el aumento de grasa abdominal y el estrés; según estos estudios, las  dietas en general y la  hipocalórica en particular, podrían ser contraproducentes ya que la ansiedad, la sensación de hambre o la falta de bienestar que implican el inicio de una dieta no ayudarían a perder los kilos de más o incluso podrían propiciar la ganancia de peso.

 

La clave para evitar esto es no poner un plazo de tiempo al seguimiento de la dieta, ni considerarla una propuesta ocasional; el objetivo debe ser  implantar un cambio de estilo de vida, siempre avalado y planificado  por un profesional, no olvidando, una vez alcanzado el peso ideal, los buenos hábitos adquiridos.

¿Quieres saber más sobre este tratamiento?

¡Estás en buenas manos! Déjanos tus datos y contactaremos contigo

La primera consulta es gratuita

He leído y acepto la política de privacidad


[Josefa Naveiras Puentes te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas al rellenar este formulario serán tratados por ESTERSA como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de nginx (proveedor de hosting de Estersa) dentro de la UE. El no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@estersa.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en esta web, así como nuestra política de privacidad