CITA PREVIA
He leído y acepto la política de privacidad
 

¿QUÉ ES EL ENVEJECIMIENTO Y CÓMO ENVEJECE NUESTRO ROSTRO?

De un modo global podemos definir el envejecimiento como el conjunto de modificaciones morfológicas y fisiológicas que aparecen como consecuencia de la acción del tiempo sobre los seres vivos,  lo cual supone una disminución de la capacidad de adaptación en cada uno de los órganos, aparatos y sistemas, así como de la capacidad de respuesta ante los agentes lesivos que inciden en cada uno de nosotros.

El envejecimiento depende de factores intrínsecos (internos), que no podemos modificar y de factores extrínsecos (externos al organismo)

Los principales factores internos son los cronológicos, ya que el envejecimiento está genéticamente programado, y los hormonales, dado que se produce a lo largo de la vida una involución hormonal que incide a nivel vascular, óseo, muscular y dérmico.

En cuanto a los factores externos, destacamos los fotoinducidos ya que la exposición a rayos UVB y UVA produce afectación en la dermis y epidermis y está demostrado que los rayos solares son el principal factor extrínseco responsable del envejecimiento cutáneo por estrés oxidativo. Los efectos de la radiación son acumulativos y se reflejan en una pérdida de la elasticidad de la piel, una mayor formación de arrugas y la aparición de manchas, en definitiva, un envejecimiento más acusado como se puede observar en personas que han pasado gran parte de su vida trabajando al aire libre.

Otros factores externos que se consideran vinculados con la aceleración del proceso de envejecimiento son los medioambientales, entre los que cabe destacar el tabaco, la exposición a tóxicos, el estrés y una alimentación desequilibrada.

Todos ellos son factores que podemos identificar, evitar y/o tratar ayudando a prevenir el envejecimiento prematuro mejorando nuestra calidad de vida y nuestro bienestar.

Desde aquí queremos daros a conocer un poco más de cerca ese proceso que afecta a todo nuestro cuerpo y en particular a nuestro rostro y qué herramientas tenemos para luchar contra él desde el ámbito de la estética y la medicina estética